LA SELECCIÓN DEL ARQUITECTO

LA SELECCIÓN DEL ARQUITECTO

Oficina. Un lugar para renovar.

Cambiar a un nuevo espacio de trabajo y decorarlo desde cero es un reto fantástico ya que permite tratarlo como un lienzo en blanco que debemos llenar de color y personalidad.

¿De qué color debemos pintar las paredes? ¿Qué tonos son los más adecuados para crear un ambiente acogedor que favorezca la concentración y la creatividad?

En este post os invitamos a acompañar a nuestra colaboradora Adele Clumsy, interiorista y miembro de la Asociación Noruega de Interioristas y Diseñadores de Mobiliario, en la reforma del nuevo local al que trasladó su estudio de arquitectura.

Adele y su equipo tenían ante ellos paredes y techos blancos, grandes ventanales y suelos de madera oscura como punto de partida para dar rienda suelta a su creatividad, y convertir un local frío e impersonal en un espacio de trabajo que transmitiese su personalidad.

Dar un toque de color a las paredes es la forma más fácil y económica de renovar el interior de cualquier estancia, así que nuestra colaboradora optó por aprovechar las grandes paredes de su nuevo estudio y llenarlas de color. ¿Pero qué colores eran los más adecuados? Cuando se trata de elegir los colores que te acompañarán en tu día a día es importante tener en cuenta otros elementos arquitectónicos del espacio que pueden influir en los tonos utilizados. En este caso, como el nuevo local contaba con muchísima luz natural gracias a una gran fachada de cristal a nivel de calle, así como una pared de cristal que separa la sala de reuniones del resto de la oficina, había que elegir colores armónicos ya que se verían las distintas estancias al mismo tiempo.

Teniendo esto en cuenta, ¿qué era importante para Adele y su equipo?

  1. Los colores debían reflejar la personalidad del estudio.

El estudio de nuestra colaboradora realiza proyectos para una gran variedad de clientes, por lo que la ambientación debía adaptarse a los distintos tipos de visitas que reciben, tanto reuniones formales como encuentros más informales. Todo el mundo debe encontrarse a gusto y es aquí donde los colores tienen un papel muy importante.

  1. Los colores debían ser agradables para facilitar las largas jornadas de trabajo.

Las personas que trabajan en un estudio de interiorismo pasan muchas horas en él. Esto hace que sea fundamental utilizar colores que permitan crear un ambiente agradable que sea el fondo ideal para el mobiliario y la decoración. Los más adecuados son aquellos tonos pastel que no creen estridencias.

  1. Se utilizó el color para separar los distintos espacios de trabajo

Como todas las paredes se veían al mismo tiempo debido a las grandes cristaleras, se eligieron colores distintos para las oficinas y la sala de reuniones que, al mismo tiempo, combinasen entre sí aportando armonía.

Antes de empezar: un lienzo en blanco listo para ser pintado

lienzo en blanco

 

Primer paso: probar los colores

Ya que los colores se comportan de forma diferente en casa estancia dependiendo de sus características, antes de pintar se decidió probar algunos colores de tendencia directamente en las paredes y en distintos rincones del local. Estos son los colores que se probaron:

colores

 

Segundo paso: se probaron los colores de dentro hacia fuera

probar los colores

Una vez empezaron a probar los colores, Adele y su equipo decidieron que los tonos más oscuros debían utilizarse en la sala de reuniones y los tonos más claros en el resto de la oficina. Como se puede ver en las imágenes, no hay problema en usar colores oscuros siempre que los espacios cuenten con una buena iluminación.

 

Este fue el resultado:

oficina

Para lograr la combinación perfecta de colores en habitaciones contiguas es importante elegir aquellos que no sean demasiado parecidos para lograr un mayor contraste y visibilidad. De los distintos colores que se probaron, finalmente se optó por utilizar los tonos 6315 y 5030 de la gama Majestic Original para lograr un mayor impacto visual de las dos habitaciones.

oficina interior

Tanto las paredes como los marcos de las grandes cristaleras se pintaron con acabado mate. Por su parte, la puerta para acceder a la sala de reuniones se pintó con el color 9938 de Majestic Radiant en un tono negro apagado. Para aportar luminosidad, en las paredes del pasillo se utilizó un blanco clásico, el color 9918 de Majestic Original. La gran cristalera que separa la sala de reuniones del resto de la oficina se aprovechó para poner el logo del estudio en color amarillo. De esta forma se logró dar un elegante contraste con el tono oscuro de la sala de reuniones. El resultado final fue la atmósfera tenue y tranquila que buscábamos.

resultado oficina

 

La oficina

El tono 6315 de Majestic Interiores forma un elegante fondo que destaca junto a la mesa de madera oscura y la pared más clara.

majestic interiores

 

Algo de inspiración:

inspiración

El tono azul 5030 de Majestic Original proporciona una atmósfera tranquila y relajante en la sala de reuniones.

Y así quedo la zona de trabajo, con el color 6315 de Majestic Original como fondo:

resultado final

Avatar

Cristian Catania

COMENTARIOS

Sin comentarios

Write comment

Go to top